Sexta Entrada:

En el camino que separa la cueva de la nave hablamos con Marcus, que no es, precisamente, el retrato de la tranquilidad. Esto no ayuda a nadie en absoluto.

-¿Y Raoul?-pregunta Marcus, genuinamente descolocado.

-Eso quería preguntarte yo.-replica Gavin.-¿Dónde están todos los demás?

-En… En la nave, ¿no? Bueno, menos Raoul.

-No.-digo- No están. Menos de dos horas. Siete desaparecidos y un lisiado.-suspiro-¿Qué ha pasado?
Seguir leyendo “Sexta Entrada:”

Anuncios

Diario del Cosmonauta. Quinto documento.

La pérdida de contacto nos pone nerviosos, obviamente. No han intentado contactar de ninguna otra manera con nosotros, ni siquiera lanzando cosas contra el “Resplandor”. Empezamos a ponernos más y más tensos. Decidimos que alguien, sea quien sea, debiera salir, a ver qué pasa. Ninguno está por la labor. No me sorprende. Utilizamos un dado para elegir quién va a salir.
Seguir leyendo “Diario del Cosmonauta. Quinto documento.”

El Líder Parte 4

La máscara está encima de la mesa donde la he dejado al desconectar la cámara. Sus ojos vacíos me miran sin juzgarme. Nadie lo ha hecho nunca. Siempre pensaban que no había hecho daño a nadie, que no había roto un plato en la vida. Eso, en cierto modo, es cierto. Nunca rompí un plato. El trajeado se me acerca. Antes de que diga nada le pido, no, le ordeno, que se calle. Sorprendentemente me hace caso. Si le hubiese visto la cara habría visto como abría la boca y luego la cerraba. Su máscara me lo ha impedido. Seguir leyendo “El Líder Parte 4”

Diario del cosmonauta. Tercer documento

Es la sexta vez (y última según el horario) que me despierto en la nave. Hay algo que no me gusta. Normalmente no suelo despertarme con las alarmas berreando. Miro el horario. Me han sacado de la animación con cinco minutos de antelación. Un fallo, y, a juzgar por la alarma, es grave. Mucho. Veo si puedo moverme con normalidad. Más o menos. Abro la puerta de la manera más violenta posible (es corrediza, así que es complicado). Mi compañera, María, está en una esquina, muerta de miedo. Me acerco a ella, tambaleándome (Aún no estoy completamente despierto).
Seguir leyendo “Diario del cosmonauta. Tercer documento”