Rotting corpse II

Al salir (porque supongo que tuve que salir del ascensor) nada fue como me habían asegurado todas las películas de gente que vuelve del más allá. No abrí mis ojos de golpe y me encontré tumbado en una camilla con un médico asustado en una esquina. Estaba en un piso exactamente igual que el anterior (salvo por la ausencia de una recepcionista sarcástica). Delante de mí había un cartel que decía:
Seguir leyendo “Rotting corpse II”