Silverpilen IV

Hannah cerró la puerta y corrió, esta vez sin importarle el ruido que pudiese hacer. Corrió hacia el ascensor y cerró la reja. Aporreó el botón y el ascensor se puso en marcha con una sacudida que descolocó los órganos internos de la chica. Esprintó hasta la salida sin cruzarse con nadie. Parecía que la única persona que estaba en el edificio era la mujer que les había orientado al llegar.
Seguir leyendo “Silverpilen IV”