La llave

A medida que he escrito este relato, me he dado cuenta de que tomaba mucho de Seconds, de Brian Lee O’Malley. No era a propósito, pero bueno.

La llave estaba encima del aparador. No hacía gran cosa ahí. Solo estaba. Relucía bajo el sol de la mañana que, como Carolina, se había levantado perezoso, cansado y aburrido. También como Carolina, estaba arropado por una capa gris, de manera que no se veía a ninguno de los dos.
Seguir leyendo “La llave”