Sexta Entrada:

En el camino que separa la cueva de la nave hablamos con Marcus, que no es, precisamente, el retrato de la tranquilidad. Esto no ayuda a nadie en absoluto.

-¿Y Raoul?-pregunta Marcus, genuinamente descolocado.

-Eso quería preguntarte yo.-replica Gavin.-¿Dónde están todos los demás?

-En… En la nave, ¿no? Bueno, menos Raoul.

-No.-digo- No están. Menos de dos horas. Siete desaparecidos y un lisiado.-suspiro-¿Qué ha pasado?
Seguir leyendo “Sexta Entrada:”

Anuncios

Diario del Cosmonauta. Quinto documento.

La pérdida de contacto nos pone nerviosos, obviamente. No han intentado contactar de ninguna otra manera con nosotros, ni siquiera lanzando cosas contra el “Resplandor”. Empezamos a ponernos más y más tensos. Decidimos que alguien, sea quien sea, debiera salir, a ver qué pasa. Ninguno está por la labor. No me sorprende. Utilizamos un dado para elegir quién va a salir.
Seguir leyendo “Diario del Cosmonauta. Quinto documento.”

Diario del cosmonauta. Tercer documento

Es la sexta vez (y última según el horario) que me despierto en la nave. Hay algo que no me gusta. Normalmente no suelo despertarme con las alarmas berreando. Miro el horario. Me han sacado de la animación con cinco minutos de antelación. Un fallo, y, a juzgar por la alarma, es grave. Mucho. Veo si puedo moverme con normalidad. Más o menos. Abro la puerta de la manera más violenta posible (es corrediza, así que es complicado). Mi compañera, María, está en una esquina, muerta de miedo. Me acerco a ella, tambaleándome (Aún no estoy completamente despierto).
Seguir leyendo “Diario del cosmonauta. Tercer documento”

Diario del cosmonauta. Primer documento.

Mientras escribo estas líneas los motores comienzan a calentarse y se cierran todas las compuertas de nuestra nave. Lo primero que haremos antes del despegue (Según el reloj de la nave tendrá lugar en quince minutos) será ver un vídeo motivacional del Líder, principal responsable de esta expedición. Oigo como se cierra la última puerta de la nave. La bodega de carga, si se ha seguido el horario establecido, pero es muy posible que hayan hecho caso omiso de éste. En mi experiencia nunca hacen caso a nada a no ser que les estén apuntando con una 9 mm al melón. Me pongo en contacto con la torre de control.
Seguir leyendo “Diario del cosmonauta. Primer documento.”