El miembro fantasma, 11 (La chica)

Matt cayó y cayó. Notó cómo aceleraba gracias al aire que, cada vez, le golpeaba más fuerte, le deformaba la cara. De hecho, era tan violento que a Matt le sorprendía que todavía conservase la cara. En los dibujos animados, su cara ya se habría deshecho y sería poco más que una calavera chillando.

Bueno, una calavera chillando si se hubiese acordado en algún momento de chillar. Sin embargo, la caída le daba tanto miedo, le inquietaba tanto, que no podía usar sus cuerdas vocales. No eran un nudo, como le pasaba en sus pesadillas normalmente. No En este caso sus cuerdas vocales eran un bloque de metal. Un bloque de plomo que le lastraba y tiraba hacia abajo, que ayudaba alegremente a la gravedad en su caída.

Matt pensó. No podía soportarlo. La caída era infernal. Ni en las peores pesadillas de Matt había vivido algo así antes porque, al menos, en sus pesadillas, sabía dos cosas: podía despertarse y, si moría en su pesadilla, no se moría.

Intentó volar. Quizás, si estaba en un mundo como el de los sueños, podría volar. O, al menos, planear. En cualquier caso, no le costaba nada intentarlo y lo que podía ganar era una vida.

No pasó nada. No frenó. De hecho, Matt podría haber jurado que su aceleración había acelerado. Iba cómicamente rápido. Si el aire que había hubiese sido normal, habría empezado a arder por la fricción. Afortunadamente para el isleño, el aire que llenaba la frontera, estaba lejos de lo normal; como todo lo demás.

Desesperado, Matt agitó los brazos. Lo único que consiguió fue que sus brazos, una vez se despegaron de su torso, se quedasen anclados detrás de su cuerpo, zarandeándose al aire descontroladamente, como un dibujo animado.

–Esto ha sido una mala idea –murmuró el isleño, temiendo que se le dislocasen los brazos.

El chico hizo un esfuerzo titánico y los devolvió a su posición original. Se los cruzó delante del pecho y se aseguró de que seguían encajados. Estaban un poco entumecidos, sí, pero no los había perdido.

El tiempo pasó mientras Matt se acercaba al suelo. A lo  lejos, el bajista creía ver el suelo. Por lo menos, parecía que la verja se acababa ahí, al fondo. O eso, o había niebla a lo lejos y tapaba el resto de la valla. Pero daba igual lo que fuese. Él sabía que si dejaba de ver la verja, dejaba de ver nada. Era crucial que la viese.

Tragó saliva y pensó a fondo. ¿Tenía alguna salida? ¿Había alguna manera de escapar?

No.

No la había.

No podía volar, no podía despertarse. Lo único que podía hacer era resignarse mientras aceleraba y se acercaba al final de todo. El miedo le había alcanzado hacía un rato ya, pero, con Ella aporreando la puerta, era intolerable. Era tanto, de hecho, que no podía nombrar lo que le esperaba. No podía hacerse a la idea. Todo era sobrecogedor.

No podía, ni quería resignarse a la idea.

De pronto, empezó a frenar. No estaba seguro de por qué, pero estaba parándose. Miró a su alrededor y, de pronto, empezó a acelerar hacia la verja.

Esperaba que el golpe fuese a dolerle y, quizás, cortarle en daditos. Tras unos segundos con los ojos cerrados y no sentir más que una toba en la espalda, los abrió.

Estaba tumbado en el suelo de su escenario. Su taburete estaba a su lado, con sus baquetas encima. Se incorporó y miró a su alrededor. Su público no estaba. La arena en la que siempre tocaba estaba vacía, pero a Matt le dio igual. Ahora mismo, apreciaba saber que no se iba a acabar todo.

Sonrió y cogió las baquetas. Se sentó delante de su batería y empezó a golpearla. Antes de poder perderse en el ritmo, la chica llegó. Matt la vio y sonrió aún más amplio. Era ella la que le había llevado hacia la verja. No sabía cómo, no sabía por qué. Solo sabía que sí, que había sido ella.

Parpadeó y su mundo se esfumó.

Le saludó el sofá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s