Tracer Bullitt, 15 (El Asesino)

El trayecto en bus fue relajante. Había pasado por casa para recoger el Auto y poco más.

Por la tarde, el sol daba contra la fachada del edificio de la señorita Cardew. Era gris, como todo lo que le rodeaba.

Como el día anterior, me calé el sombrero antes de entrar. También me escondí una tiza en la boca.

Crucé el umbral. Todavía había un par de agentes pululando por la planta. Les saludé y expliqué a dónde iba. Afortunadamente, el guarda de seguridad estaba en el cuarto de baño.

– Segundo C. Es la casa de Ron, somos amigos – mentí, no dejando que se fijasen en el interior de mi boca.

Los policías no se opusieron pero me cachearon antes de dejarme entrar, eso sí. Fui precavido y enseñé mi arma y la licencia correspondiente.

El Auto se quedó con ellos. Mi tiza secreta no.

Una vez en el ascensor, la saqué y sequé con un pañuelo.

Llamé al timbre, por guardar las apariencias y me apoyé sobre la puerta.

Pinté un círculo pequeño discretamente sobre la puerta y tracé quince runas.

El círculo brilló y desapareció.

Bajé andando y recuperé mi Auto.

– No estaba – le dije a los agentes – Se me había olvidado que estaba de vacaciones esta semana.

No me preguntaron nada. Se despidieron de mí y me marché sin más. Debiera decir que tendría que darles vergüenza su falta de profesionalidad, pero si fuesen buenos, mi trabajo sería más complicado todavía.

Ahora, lo único que me quedaba hacer era esperar. Tarde o temprano mi alarma saltaría.

Anuncios

Un comentario en “Tracer Bullitt, 15 (El Asesino)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s