Tracer Bullitt, 04 (La Pitillera)

Tendría que haber comprado alguna Neblina a Papá, pensé.

La que tenía era mala. Era de Reinas.

Bueno, la verdad, en Reinas no hacían Neblinas malas. Las malas de verdad eran las del Ensanche. Duraban poco y la resaca era como un piano cayendo sobre tu cabeza. Para mí, al menos. Yo era un poco distinto a la clientela habitual de Papá y sus colegas. Mi cabeza era distinta. Todas las cabezas son distintas, cierto, pero la mía lo es especialmente.

Saqué la cartera. Solo tenía un hexágono morado. Me mordí el labio inferior. Lo tenía guardado de hacía tiempo. Posiblemente ya no sería tan efectivo como cuando lo compré. Y la resaca al terminar sería peor todavía que de costumbre.

Volví a casa en metro. Me compré un refresco y, tres paradas antes de la mía, lo bebí y me tomé la Neblina.

Para cuando me dejé caer sobre la cama, la Neblina estaba empezando a trabajar.

La habitación empezó a emborronarse a mi alrededor. Las paredes empezaron a tomar color. No veía colores muy a menudo, de forma que lo agradecí.

Solo sabía que la Neblina Morada era morada y no gris cuando la tomaba. Cuando tomaba neblinas, el rojo era rojo. El azul era azul.

Era genial.

Para cuando los colores empezaron a volverse demasiado para mi cabeza, me puse en marcha. Abandoné mi cuerpo y corrí hacia Jackie-o. Sabía dónde estaba. A estas horas (y con el cabreo que llevaba), seguramente, se habría ido a su casa.

No me equivoqué. Estaba, efectivamente, en su casa.

Las paredes de su casa eran de color… verde, supongo. Verde pistacho. Verde pistacho sucio. No acostumbraba a ir a casa de Jackie-o. Era deprimente. Aunque, claro, Reinas no era, precisamente, el hogar de las esperanzas.

Intenté resoplar. Luego recordé que necesitaba un cuerpo físico para respirar y resoplar, de modo que resoplé espiritualmente.

Podía esperar a que Jackie-o se durmiese y colarme en sus sueños o hacerlo por las malas.

Teniendo en cuenta el estado de la Neblina, resultaría más eficiente y mejor para mí hacerlo rápido y por las malas.

Salté dentro de Jackie-o. Empezó a tener convulsiones. Perfectamente normal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s