Especial Simpsorama

Vale, es lunes y ya he hablado de algo, pero quería hablar de este especial de Los Simpsons. Es uno que llevaba esperando desde que me enteré de que iba a suceder: un cruce entre Los Simpsons y la que es, en mi opinión, una de las mejores series de animación, Futurama.

Es el primer capítulo de Los Simpsons que se me ha hecho corto en mucho tiempo. Por tonto que esto pueda parecer, es muy importante. Los capítulos o películas que más nos gustan suelen hacérsenos cortos. Por ejemplo, Los Mundos de Coraline, una de mis películas favoritas se me pasa volando. Incluso Apocalypse Now, con su titánica duración de casi tres horas y media (la versión redux), a pesar de cansarme físicamente, se me hizo corta.

Empieza con los niños en el colegio y el director Skinner explicando en qué consiste una cápsula del tiempo. Después de explicarlo como bien puede, todos los niños meten un objeto personal salvo, como cabría esperar, el irreverente Bart. Él mete un sándwich a medio comer.

Poco después Bender Bending Rodríguez, el robot de Futurama, viaja en el tiempo y llega a Springfield con un objetivo que… no recuerda. Simplemente. Esa es la excusa más vieja del Libro de Excusas Manidas (pendiente de patente).

Tras un reboot del sistema a manos del Profesor Frink (que hace un comentario acerca de cómo puede uno arreglar siempre un problema informático), se descubre cuál era la misión de este Terminator de serie B: matar a Homer Simpson.

¿Por qué? Porque, en el año tres-mil y pico, unos conejos híper-agresivos (una referencia a la tira de Matt Groening Live in Hell) han asaltado New New York y da la casualidad de que esos conejitos tienen el ADN de Homer Simpson, de manera que hay que matarle para evitar el problema. Al final del segundo acto del capítulo, sin embargo, hay un giro que cambia la dirección del capítulo.

El problema es que, al igual que con Call of Duty: Advanced Warfare, este giro se desveló antes de la emisión del capítulo. Pierde gran parte de la gracia saber qué es lo que va pasar. Yo lo sabía, obviamente, pero no ha ido (demasiado, al menos) en detrimento de este nuevo capítulo.

La trama del capítulo se lleva bien, en un estilo más parecido al de Futurama que al de Los Simpsons; haciéndose chistes matemáticos en pizarras que hay al fondo o haciendo comentarios… especiales, como mi nueva frase favorita del profesor Farnsworth:

Motherly love! Why did we outlaw it? (¡Amor materno! ¿Por qué lo ilegalizaríamos?)

Cabe mencionar que en este nuevo capítulo se hace una referencia a uno de los capítulos más entrañables de todo Futurama que habrá hecho sollozar un poquito a cualquier persona que cumpla dos requisitos. Los requisitos son:

-Haber visto Jurassic Bark.

-Tener corazón.

En resumen, este capítulo de Los Simpsons me recuerda por qué todas las semanas veo religiosamente todos los capítulos: porque espero encontrarme con una joya como esta.

También resuelven la duda de si Kang y Kodos (los alienígenas clásicos de Los Simpsons) son macho, hembra o qué. The answer may shock you. Ha sido un detalle gracioso.

Conclusión: El cruce entre Futurama y Los Simpsons es, seguramente uno de los mejores que han producido en algún tiempo. Ayuda mucho al disfrute saberse todos los capítulos de Futurama de memoria.

El capítulo no es tanto un capítulo como un conjunto de detalles diseñados con cariño y ejecutados genialmente. Merece la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s