Call of Duty: Advanced Warfare

Bueno, Call of Duty: Advanced Warfare (de ahora en adelante me referiré al juego como CoD: AW, CoD o  AW). ¿Por dónde empiezo? Esa es la cuestión. Hay bastante de lo que hablar.

Empecemos, pues.

Lo malo primero. Esto:Respects

Me parece que es una escena gratuita. No es necesario para el desarrollo del protagonista ni para presentar a Jonathan Irons (interpretado por Kevin Spacey). Podrían haberle introducido en una reunión con el Sargento Cormack; un personaje afro-americano que, sorprendentemente, no muere en el primer acto. El cambio que se produce en el protagonista (Mitchell) por esta escena es un cambio que se puede inferir gracias a otras escenas y conversaciones con otros personajes.

Esta escena en concreto, merece la pena añadir, dio la vuelta al mundo el día que esta entrega de CoD salió.

Este es el primer juego de la saga Call of Duty desde los originales (aquellos ambientados en la Segunda Guerra Mundial) en la que los enemigos no se definen como “vagamente étnicos”. Por aquel entonces los adversarios eran, mera y fatalmente racistas.

Esta vez los enemigos son hombres blancos de mediana edad: la encarnación de la patriarquía aria. De acuerdo, asumo que, siendo el enemigo una compañía militar privada, tendría gente de diversas razas trabajando para ellos; pero estaba muy distraído disparándoles en la cara como para ser racista. También, si miras a otras escuadras de los enemigos cuando aún trabajas para ellos, puedes ver que hay más de un modelo de personaje: afro-americanos, asiáticos… lo que sea, vamos.

El videojuego tiene un planteamiento interesante y mecánicas divertidas. Estaría muy bien si nos dejasen explorar uno y utilizar las otras de distintas maneras. Pero eso, tristemente, no pasa.

La mecánica que se ofrece en esta nueva entrega es, básicamente, que tu personaje tiene un exo-esqueleto (armadura exo); un traje que te da fuerza sobrehumana, aguante extraordinario y alta velocidad. Aparte del traje y las habilidades pasivas que tiene de por sí, en cada misión tienes unas habilidades, como pueden ser un escudo, frenar el tiempo, guantes magnéticos, ganchos… de todo. Esto es algo reminiscente de Titanfall, un juego que salió hace un tiempo. No está mal hecho. La mecánica es interesante y ofrece una manera nueva de jugar.

Si este juego hubiese llegado antes que Titanfall, habría sido la pera limonera. Y Titanfall también porque podrías haber seguido conduciendo robots gigantes. Pero bueno, you win some, you lose some.

El planteamiento, por su parte, está bien: eres un ex-marine que, en un desembarco, pierde su brazo. Después de enterrar (véase la foto anterior) a tu mejor amigo o, bueno, mientras le entierras, su padre se acerca a ti y te ofrece trabajar para Atlas; una compañía militar privada con acceso a altísima tecnología.

Cuando empecé a jugarlo pensé: ¡Bien! Eres un mercenario. Van a jugar con la ética de ser un mercenario que viene de un ejército nacional. Te van a plantear misiones en las que te enfrentas a tu ética personal.

Sin embargo, al cabo de tres misiones, más o menos (y dos enemigos distintos), el jefe de Atlas es… ¡el malo! Esto habría resultado original (marginalmente, al menos) si no hubiesen dicho que Kevin Spacey iba a hacer del malo malísimo de la leche absoluta en la nueva entrega.

Un consejo, desarrolladores anónimos: Si queréis hacer a un malo sorprendente y chocante, ¡no lo anunciéis antes de que el juego salga!

Hay algo que han hecho casi bien: añadir un personaje femenino en la campaña. El personaje es una ex-spetsnaz que, una vez se cansó de trabajar para un gobierno, decidió probar suerte con una compañía militar privada. Que esa compañía en cuestión quisiese dominar el mundo después es una historia completamente distinta.

Tonterías aparte, el hecho de añadir una mujer como personaje combatiente a la campaña puede parecer poca cosa para mucha gente, pero para los entendidos… es un paso grande para el mundo de los videojuegos. Lo siguiente sería hacer un CoD con un protagonista afro-americano (Cormack antes de los eventos de este juego, ¿quizás?), una mujer como protagonista (las misiones de la propia Ilona cuando era spetsnaz, por ejemplo) o, mejor aún, ambas.

Puede parecer una tontería, pero haría mucho por este hobby. Especialmente en EE.UU., donde con todas las tonterías del GamerGate, se está empezando a pensar que los gamers somos una panda de niños quejicas y desagradables. Lo somos, vale. Pero no misóginos, que es la palabra clave a la hora de definir el asunto del GamerGate.

Para más información del tema, id aquí. Es importante ir a la página de la wiki en inglés, porque la versión española habla de todo lo que el GamerGate no es: la ética en el mundo del periodismo de videojuegos. Es cierto que hay un problema ahí, pero el GamerGate, por cómo se está usando, no trata ese tema. Por muy fuerte que chillen eso los que usan el hashtag.

En cualquier caso, ya me he metido en el GamerGate, que era algo que no quería hacer. Para más información id a The Escapist (cada palabra es un link distinto). Ahí también se ha hablado mucho del tema.

Volviendo al juego en sí:

La historia, en cuanto se “descubre” quién es el malo, es bastante sencilla:

Malo malísimo de la leche absoluta es un megalomaníaco emperrado en hacerse todavía más rico y poderoso. Hay que detenerle. Le detienes. Le matas. No se juega con la ética de matar sin más a un superterrorista capitalista en lugar de ofrecerle un juicio.

Todo sea dicho, ningún juego de CoD antes te ha dejado dejar al malo con vida para que se le juzgue, si no me equivoco. Salvo el Ghosts. El Ghosts, a pesar de tener una historia americano-patrióticamente mala, tenía un final que prometía una secuela más o menos interesante. Aunque la secuela sea mala, la jugaré para ver como la cagan. Pero bueno, me estoy distrayendo.

Esta clase de juegos son bastante cerrados, como sabemos todos los gamers que los hemos jugado antes (la mecánica principal es disparar y que pasen cosas). A la hora de contar la historia beneficia de alguna manera cerrar las opciones. Sin embargo, el Black Ops 2, un juego anterior hacía dos cosas: una muy bien y una mal.

La cosa buena que hacía era que podías elegir las armas y habilidades que querías usar en cada misión. ¿Te gustaría empezar la misión con un lanzacohetes y una ballesta con virotes explosivos? ¿Te das cuenta de que no tendrás munición? ¿Sí? Vale. Adelante. ¿Prefieres utilizar un fusil de asalto y una semiautomática? Excelente. Esto, que jugaba a favor de las misiones, no lo han copiado y añadido a la nueva entrega, algo que va en detrimento de este juego. Podría haber entendido que algunas habilidades de la armadura hubiesen estado determinadas para navegar el nivel, sí. Sin embargo, había unas que yo no usaba y, al mismo tiempo, echaba en falta otras que me habían dejado usar antes.

Ese minúsculo margen de libertad habría dado algunos puntos extra a este juego.

¿Qué han añadido? Estaréis preguntando. Lo que a mí no me gustaba: limitar la cantidad de armas y ventajas que llevas en multijugador. La entrega anterior (Ghosts) solucionó muy bien todo lo relacionado al multijugador. Esta, sin embargo, ha optado por revertir al estilo de Black Ops 2, que no es un mal videojuego, ni mucho menos. Sin embargo, me parece mal que hayan cogido lo “malo” y hayan dejado fuera lo “bueno”. Creo que, que esto me haya parecido mal, no sorprenderá a nadie.

En lo que al multijugador en sí concierne, han trabajado muy bien (descontando lo ya mencionado). Han añadido “deportes” entre los modos de juego. El problema es que, bueno, otros juegos ya habían hecho eso antes. El ejemplo más claro es “Enlace”, una copia del juego que se añadió a Halo hace un tiempo: “Griffball”. La versión de AW no es mala, ni mucho menos, pero, si has jugado al Halo antes, queda poco original.

Conclusión: La nueva entrega de CoD podría haber sido un muy buen juego si hubiese hecho lo que prometía.

Pasa, como es costumbre con los CoD, por terreno seguro (Halo y Titanfall). El multijugador, como es costumbre con estos juegos, funciona muy bien.

Una historia mejor habría hecho maravillas; pero creo que soy una de las cinco personas que confía en que, algún día, un CoD tendrá una historia con matices en la que, si cometes un crimen de guerra, tienes que matar a tus compañeros para que no te delaten. O, por ejemplo, no cometer crímenes de guerra. Eso sería un giro genial.

Por su parte, los personajes étnica y sexualmente diversos, han dado un soplo de aire fresco a la franquicia que, francamente, necesitaba.

5,5/10

Anuncios

Un comentario en “Call of Duty: Advanced Warfare

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s