Un día de furia. Visita a la tienda coreana. Versión revisada.

Ha llegado a mis manos parte de la versión revisada del guión de Un día de furia, la película con Michael Douglas de protagonista estrenada en 1993. La versión revisada difiere algo de la versión que se puede ver en las pantallas. Las partes en rojo son opiniones de uno de los guionistas, despedido después de la primera lectura del guión.

(Primer plano de unas manos dejando monedas en una caja registradora. La cámara sube para mostrarnos un primer plano del tendero, un hombre coreano, de unos cuarenta años, fumando un cigarrillo mal liado. Mira hacia la puerta. Entra William Foster en su camisa de manga corta, maletín en la mano)

William- ¿Podría darme algo de cambio para el teléfono?

Chan- Lo siento, por política de la empresa no puedo darle cambio a no ser que compre algo. (Cierra la caja registradora)

(Foster se acerca a una de las neveras y mira las bebidas. Se pasa una por la frente para refrescarse un poco antes de comprarla.)

Chan- 85 centavos. (Aquí se podría hacer que William no le entendiese, siendo el hombre coreano, obviamente, no hablará bien. Quizás eliminamos la “s” o algo. Me parece mala idea. Es racista. Ese es el chiste: es irónico. Sigue sin convencerme.)

W- Pero… ¡Eso, me deja sin dinero para hacer la llamada! (William empieza a ponerse tenso)

W- Le pago cincuenta centavos y usted me da cincuenta centavos de vuelta.

C- Ni de coña.

(Salta una alarma en el reloj de William antes de que pueda replicar.)

W- Hora del medicamento. (Saca una pastilla de su bolsillo y la toma. Resopla)

W- De acuerdo. Muchas gracias. Ha sido un placer visitar su establecimiento. (Sale de la tienda y le pide cambio a una persona en la calle. Efectúa la llamada. Se calma. Prosigue con su trayecto hacia el cumpleaños de su hija.)

Mientras que esta versión era, claramente, mucho más realista que la que llegó a las pantallas, a los productores les pareció muy sosa y, como acortaba la película más o menos una hora decidieron reescribir el guión desde este momento. El resultado es significativamente más violento. Y más critico con la sociedad.

Anuncios

Un comentario en “Un día de furia. Visita a la tienda coreana. Versión revisada.

  1. Esa es la razón por la que el arte no puede ser una imitación de la vida. Wilde decía: “Detesto la vulgaridad del realismo en la literatura. Al que es capaz de llamarle pala a una pala, deberían obligarle a usar una. Es lo único para lo que sirve.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s