Libertad

Cuando los aviones de la OTAN arrasaron la ciudad, Khaled supo que estaba todo perdido. Se asomó al balcón de la mansión que le servía de refugio, y dedicó unos minutos a contemplar lo que quedaba de su hogar. Habían resistido durante semanas. Pero todo había sido en vano. Apenas quedaban edificios en pie, y la ciudad entera era un cementerio de escombros humeantes. No se oía absolutamente nada además del soplar del viento. El sol estaba en su punto más alto.

El joven árabe salió a la calle, no sin antes recuperar su fusil Kalashnikov y cargarlo como de costumbre. Enseguida se dio cuenta de que, probablemente, era el único superviviente. No tardó en encontrar los cadáveres de sus antiguos compañeros, enterrados entre los escombros. Levantó los trozos de hormigón y ladrillo, tratando de rescatar a algún superviviente, pero era inútil. No podía hacerlo él sólo. Las 24 horas de bombardeo continuado habían tenido un objetivo claro: matar a toda la población.

Khaled se arrodilló y dejó que las lágrimas cubrieran su rostro.

Se dio cuenta de que había estado luchando engañado. No quería que todo acabara así. No sabía que todo podía acabar así. Comprendió que luchar por una idea los había llevado a la muerte.

Khaled, antes de la guerra, tenía una madre y dos hermanos. Su hermano Abdul  murió herido de bala en un enfrentamiento contra un convoy militar enemigo. Hussein, en cambio, se negó a combatir y murió junto a su mujer y sus 6 hijos cuando un misil cayó sobre su casa . Su madre también estaba muerta, o eso creía Khaled, puesto que llevaba meses desaparecida.

-¿Dime, Aláh, por qué hemos muerto todos para defender tu nombre?

A lo mejor había cosas que valían más que eso. Antes no tenía mucho, pero ahora no le quedaba absolutamente nada. Quizás podría reconstruir su choza, pero todos cuantos conocía estaban muertos. Ya nada valía la pena. Las palabras envenenadas de sus dirigentes  les habían llevado a esto. Porque, en verdad, ellos no tenían otro criterio que el que les imponían. Khaled sabía cuanto se le había enseñado, y actuó justo como se le había dicho que hiciera, justo como le habían enseñado que debía actuar.Y de haber sabido que ocurriría esto, no lo habría hecho.

El rugido de un F-18 rompió el trance del joven árabe. Ni siquiera sabía que vendrían aviones a devastar su ciudad. No sabía que con un fusil tendría que enfrentarse a carros de combate. No sabía nada. Y por eso se había equivocado.

Oyó disparos a sólo unas manzanas de distancia.

-¡Aquí! ¡Aquí!- gritó, esperando encontrar  algún superviviente.

El siguiente F-18 que cruzo el cielo disparó un proyectil hacia la zona de los disparos, haciendo volar  los escombros por los aires. Khaled se parapetó en el edificio más cercano, evitando la lluvia de trozos de piedra.

Permaneció escondido durante un par de horas. Inmóvil. Acostado en el suelo del edificio en ruinas. Oyó voces en un idioma extranjero, y se puso en pie. Eran tropas de la OTAN. Khaled salió desarmado a la calle y con las manos en alto.

-¡Me rindo! – gritó en su idioma, puesto que no sabía otro.

Los Humvees blindados no se detuvieron. Khaled acercó aún más al convoy. No sabía por que lo hizo. Pero tampoco tuvo tiempo para meditarlo. Uno de los soldados que caminaban a pie junto a los vehículos le encañonó y, sin hacer caso a las súplicas del joven, le disparó una ráfaga de balas. Khaled cayó al suelo. Sintió que perdía el conocimiento. Oyó las risas  de los soldados que lo habían abatido y murió.

Cuando la libertad de expresión puede provocar tensiones, conflictos, o incluso muertes, deja de ser libertad y se convierte  en provocación. Cada cultura tiene históricamente unos valores, y lo que para unos es libertad, para otros es ofensa. Somos animales racionales y sociales, así que actuemos en consecuencia. No defendamos la libertad y olvidemos el respeto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s