Bitácora del internetófilo. Día 20

El tren va a tardar, al parecer, más de un día en llegar (eso me ha dicho el revisor) y tampoco es que Laura o yo estemos en condiciones para investigar nada más emocionante que el vagón restaurante, de manera que hoy vamos a dormir hasta que lleguemos a Moscú. También me estoy quedando sin papel, así que no se podrá hacer gran cosa hasta que me compre otro salvo dibujar.

Me queda preguntarme qué me esperará en Moscú, ¿podré entrar en la segunda red de metro?¿Me dejarán entrar al Kremlin? Pero, ante todo, ¿estarán ahí Shadow y Frank? Me queda esperar que no, especialmente Frank, quien, en teoría debiera seguir en Alemania durante un par de días al menos.

Este es el final del primer cuaderno, de manera que habrá, queridos lectores, que esperar hasta que se me ocurra algo más que contar. Viendo que estamos en verano posiblemente de aquí a un par de días empezaré a transcribir el segundo cuaderno. Como se ve aquí hay algunos diseños que llenan mi cuaderno de viajes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s