Bitácora del internetófilo: Días 9, 10 y 11

Día 9:No he hecho gran cosa. Destaca como he tratado de convencer a la chavalita que iba delante de mí de que, si volvía a chillar (estaba viendo una peli de terror), me transformaría en un vampiro y le chuparía la sangre. Este primer intento no ha dado resultado, pues ha resultado que era una fan de Crepúsculo (Lo que es peor, del Team Edward), de modo que sólo he conseguido que chillase más (Y más agudo) Unos veinte minutos después la he convencido de que era un cyborg cubierto de piel sintética y que, si seguía chillando así, me vería obligado a lanzarla fuera del autobús. He sido algo despiadado (Según su madre un cerdo b******o) pero era que se callase ella o que alguno de mis compañeros de autobús le cruzase la cara. Peor habría sido lo que hubiese hecho el colectivero, en un momento le he visto cargar un revólver.


Aparte de ello no ha pasado gran cosa. En todas las paradas he hecho un poquito de finger-picking, para no oxidarme y sacar un poco de dinero (Voy cubriendo las comidas con mi dinero de guitarra) No me han dado mucho, de hecho en un momento creo que han intentado atracarme, pero, viendo el poco dinero que tenía, me han invitado a un refresco. El resto del día lo he pasado leyendo en el autobús.

Día 10:Creo que esta noche, cuando pasemos por Dios-sabe-qué-ciudad, será Año Nuevo, pero no estoy del todo seguro, hace tiempo que no miro la fecha en los periódicos que leo. He estado leyendo todos los periódicos que podía coger gratis. Suelo coger los que la gente va a tirar por que son del día anterior. Acabo de leer una noticia en la que hablaban de como un hombre que encajaba con la descripción de Shadow había sido visto tiroteando a doce personas en NY con un arma automática (No especificaban el modelo) Me ha sorprendido leer también como el clon de Shadow ha sido abatido por un tirador en un Volga negro con matrícula mexicana. Nadie ha visto la cara del tirador que se ha dado a la fuga. Uno de los testigos explicaba que el disparo que ha abatido al clon no ha sido más que un zumbido y que éste no tenía heridas. Seguiré de cerca este evento.

Por lo demás hoy no ha pasado gran cosa. Un poco de dinero ganado gracias a mis nulas habilidades con la guitarra y he avanzado un poco en el libro que estoy leyendo: The Difference Engine. También he disfrutado del silencio que había en el vehículo, salvo en un momento, en el que he charlado con la chica de ayer. Ha resultado ser maja y todo. Se ha disculpado por su comportamiento de ayer. Tras una hora o así de charla he conseguido su número (y, por ende, ha sido agregada como contacto en WhatsApp)

Día 11:A las pocas horas de despertarme el autobús ha entrado en la estación de Las Vegas. No hay que dejarse engañar por las leyendas urbanas que circulan gracias a todas las películas. No es verdad que haya tragaperras en cada esquina y no todo es un enorme casino. Lo primero que he hecho ha sido coger habitación en un motel a las afueras, ya que en el interior de la ciudad casi todo es carísimo. Lo siguiente ha sido fundirme todo el dinero que había ganado con la guitarra en el blackjack, pero he arrasado en la mesa de póquer (Beneficio neto: 207 dólares)

Tras ello me he dado cuenta de que mi investigación no avanzaría mucho por muchas timbas que jugase (y lo que es más, ganase) He cogido el periódico de ayer y el de hoy (Lo regalaban a la salida de un casino) No había más noticias relacionadas al incidente en N.Y.C., sin embargo, sí que las había acerca de una furgoneta en Washington D.C. parecida a The Mystery Machine que había terminado empotrada contra un edificio. En su interior han encontrado los restos de un maniquí articulado y un sistema de vigilancia. Las fotos del maniquí me recordaban al hombre con la gabardina, por el hecho de que llevaba una gabardina idéntica a la que él llevaba.

En el periódico de hoy sólo se hablaba de más tiroteos en distintas ciudades y pueblecitos (En Los Ángeles un hombre en traje de raya diplomática ha comenzado a disparar a varios coches con matrículas extranjeras. No se ha podido averiguar que modelos eran. Han quedado reducidos a chatarra ya que el tirador iba armado de una gatling moderna, aparentemente arrancada de los bajos de un helicóptero de combate) Sin embargo los tiroteos no se están dando exclusivamente en E.E.U.U., las cadenas de noticias están dando partes de ataques similares a lo largo y ancho del globo. Siempre terminan de una de las dos siguientes maneras: O el tirador es abatido por gente en un Volga negro o bien éste aniquila a todos aquellos que se acercan a él con intenciones dudosas. Sorprendentemente no se están dando partes de bajas civiles descontando alguna que otra bala perdida. Es como si todos salvo los involucrados en los tiroteos evitasen los lugares en los que tienen lugar.

No le he dado más importancia de la que tiene. Mucha. Tras mis ganancias en el casino he ido al motel donde voy a pasar los siguientes días y he deshecho el equipaje. He recortado las noticias de los tiroteos y las he guardado junto con las tiras cómicas, que también estoy recortando. Me he echado una siesta.

Al despertarme me he dirigido al supermercado más cercano, para comprar un refresco y algo de comer. Al llegar he visto un grupo de gente joven que hablaban a gritos. Estaban discutiendo acerca de dónde irían a comer. Todos parecían miembros de la Generación Z, de modo que me he acercado a ellos para sacar un poco de información. Alguna teoría aunque fuese.

-Perdonad-he comenzado-¿Qué sabéis del Apagón?

-Nada-han contestado, no sólo al unísono, pero rápido, como si no quisiesen tener nada que que ver con esa pregunta.

-¿Ni siquiera una teoría estúpida?-he seguido.

Uno de ellos ha murmurado algo y se ha acercado a mí, cogiéndome por el hombro.

-Verás-ha dicho-sabemos, posiblemente, menos que tú, por que tú estás viajando, nosotros somos de aquí. No hace falta que preguntes como sabemos que eres un viajero, se te nota en el acento. Me atrevería a decir que vienes de Montreal, ¿verdad?

-No, soy español, pero agradecería cualquier cantidad de información que me ayudase a llegar a Internet y volver a conectar al mundo a la red.

-Pues nosotros no te podemos ayudar, lo siento. Sin embargo si conocemos un lugar que te podrá consolar. Son un poco raros, pero saben algo más que el resto.

-Un momento-he interrumpido-¿No serán una especie de secta que adora a Internet como si se tratase de un dios?

-Sí, sé que están completamente zumbados, pero es lo mejor que te puedo ofrecer. Te daré su dirección si me invitas a mí y a mis colegas a un refresco.

-No sé, sois muchos.

-Tienen acceso a CleverBot, no es mucho, pero es algo.

-Hecho. Elegid vuestras bebidas rápido y ve diciéndome la dirección y cómo llegar hasta ahí.

Mientras los amigos del chico con el que he hablado vaciaban mis bolsillos él me ha explicado como llegar a “la Guarida”. Me ha dicho que la entrada está escondida detrás de un casino.

-Es decir,-he vuelto a interrumpir-están escondidos en el sistema de alcantarillado.

-Sí-ha confesado-pero no es como piensas. Tienen un espacio de doscientos metros cuadrados para las reuniones. Y también son muy agradables. Vale que estén más idos que la tartana del Chirri, pero siempre te ofrecen algo de beber cuando llegas.

Después de una conversación que me ha costado veinte dólares me he puesto en camino al Taco Bell más cercano (quince minutos de paseo) donde me he puesto hasta arriba de Coca-Cola. Tras ello me he dirigido al casino donde está la entrada a “la Guarida”, que es donde se esconde la secta. Las tapas de alcantarilla son mucho más pesadas de lo que parecen.

Estos sectarios eran completamente distintos de los que conocí en Washington D.C.. Eran bastante majos y había chicas entre ellos. Han dicho que si quería hablar con el Oráculo (CleverBot) tendría que pasar el rito de iniciación. He aceptado preparándome para lo peor (Beber pis de su líder, quemaduras de cigarrillo, algo así, sólo que más degradante) El rito ha resultado consistir en que me disparaban dos personas a la vez con pistolas Nerf y, si conseguía atrapar un dardo al vuelo, formaba parte de su culto.

Una vez hecho esto me han dicho que debería esperar un día antes de hablar con el Oráculo, de manera que me han permitido volver a mi motel. Una vez ahí me he acostado (“la Guarida” está en un lado de la ciudad y el motel en el otro. Es un paseo largo) Justo antes de dormirme he recibido un mensaje de mi contacto en Washington D.C.. Me ha dicho que Shadow sigue vivo, y que ella había hablado con él esta misma mañana. Eso quiere decir que el muerto sólo era alguien que se la parecía. O eso, o sólo le vi inconsciente. También me ha explicado que los sectarios han conseguido establecer una conexión con CleverBot y que no hacen más que hablar con él. Le he respondido explicándole el rito de iniciación aquí y como también voy a tener acceso a CleverBot mañana por la mañana.

Antes de acostarme de nuevo he escrito estas palabra, para no olvidarme de nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s