Bitácora del internetófilo. Explicación y día 1

Esta sección se basa en una historia por entregas de Gladstone (Columnista de la página web americana Cracked). En ésta, Gladstone, explica como, tras la desaparición del internet, cambian las vidas de gente enganchada al internet (o, como plantea un compañero mío, Dios, pues lo sabe todo y está en todas partes (Esta idea fue seguida por una sonora carcajada en medio de clase)) Llega a dividir a la gente que ligaba por internet en distintas clases. Os doy los links de las dos entradas que ha hecho hasta ahora:

Primera entrada

Segunda entrada

Ya, terminadas las explicaciones, comienza la historia (Ante todo esta historia es ficción, al menos de momento):

Ha llegado a mis manos un cuaderno con las páginas llenas de una letruja incomprensible. Asumo, con un margen de error prácticamente nulo, que ambos, letruja y cuaderno, me pertenecen. Lo raro no es el hecho de que encuentre un cuaderno viejo y pulverizado entre mis apuntes, eso es muy frecuente en mi familia, sino la fecha que aparece en la primera página. Al parecer se escribió alrededor de finales de 2012, el 24 de diciembre . Hay, pues una sola explicación racional para este hallazgo: Mi yo del futuro quiere avisarme de algo y, a juzgar por el título (“Bitácora de un internetófilo sin internet”), parece ser que ya no queda más internet allá por el 2013.

Este cuaderno cubre los 20 primeros días sin internet, por lo menos los veinte primeros en los que hay algo de lo que escribir. Como se aclara el día tres los dos primeros días sin internet no escribí (¿escribiré? la narrativa futura es muy complicada) nada, pues la idea de escribir un diario no me llegará (He decidido que de ahora en adelante, así, sin más, usaré el pretérito perfecto simple para referirme a hechos del futuro) hasta el cuarto día. Comienzo a transcribir mi bitácora (Desde el día uno):

“Debían de ser las doce de la noche, acababa de repasar mis (forma de hablar, se los cogí “prestados” a mi hermano mayor, así que de míos nada) apuntes para derecho romano y estaba viendo un par de capítulos de “The Big Bang Theory” en mi ordenador al tiempo que criticaba cómo estaba decayendo la serie en un foro (me banearon a los cinco segundos de subir el final del episodio nuevo, por no avisar con el clásico “Spoiler Alert”). Tras cinco minutos sin criticar nada online, viendo calladito “TBBT” comencé a leer cómics de xkcd, Least I could do, Maximumble y Out at home, todo ello al mismo tiempo que jugaba al Dofus y comía palomitas. De pronto, más o menos a las dos (Lo supe por eso de que la programación televisiva es un mierda pasada la una, a no ser que tengas la teletienda, cadena que, desafortunadamente, no recibo), me saltaron los avisos esos de “Requested page not found”. Al cabo de unas décimas de segundo ya estaba apagando el router para que se enfriase y no quedarme sin mis cómics ni mis jueguecitos. Le di unos cinco minutos mientras veía telebasura de la mala (Tan mala que potar mientras la ves sería darle un estátus superior al que tiene). Terminados esos largos cinco minutos volví a encender el router, sin resultados. Decidí irme a la cama, esperando que a la mañana siguiente ya funcionase todo como era debido”

Anuncios

3 comentarios en “Bitácora del internetófilo. Explicación y día 1

  1. Me encanta la idea, sobre todo me hizo gracia como escribes (lo de “acababa de repasar mis apuntes para derecho romano (forma de hablar, se los cogí prestados a mi hermano mayor, así que de míos nada”) es brutal xD)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s